" />

Maria Teresa Ines Alaez Garcia

Maria Teresa Ines Alaez Garcia. Obra literaria.

Novedades. Novetats

Novedades, actualizaciones de páginas y webs, proyectos, noticias, etc...


Novetats, actualitzacions de pàgines i webs, projectes, notícies, etc..

ver:  todos / resumen

Blog de Met�foras. Junio de 2010 2

Publicado el 26 Ee enero Ee 2011 a las 19:22 Comments comentarios (0)

 

El tiempo trae respuestas que me cuesta comprender: el dolor recibido por los golpes no propinados, la angustia de las lágrimas no derramadas, el frío de los desprecios asumidos, la ausencia del cariño imaginado.

Es la vida la que corre por sendas indescriptibles. Nosotros agarramos las puntas de su falda, desgarrada por quienes, rebeldes, se oponen a su final o a la consecuencia casiperenne de sus años.

Se ha de madurar. ¿Es requisito indispensable para ello el dotar de pesimismo y malestar a la personalidad que va viendo llegar su fin? ¿Debe ser la tristeza carácter de obligado cumplimiento para quienes visten de blanco sus cabellos?

¡Qué belleza el dotar al sol de junio de la alegría y la serenidad de una paz espiritual! Residir ante la ventana de los años viendo, tranquilamente, el discurrir de las horas ajenas y de las propias. Recibir a la desgracia con una sonrisa y dialogar con ella, para despedirla, quizás, enriqueciéndose con la experiencia. Y nunca volver a permitir que quienes deseen gozar de sus tragedias en el pozo del pesimismo cambien el espíritu pacífico forjado en cada soplo de plenitud. Ofrecer la mano, sí, para poder enviar luz a los corazones abatidos, y esperar en el pretil de la esperanza para sujetarlos y calmar su congoja. Pero no, nunca más volver a caer.

Si alguna vez la caída se sucediera, porque el vestido de la vida se rompe a base de tirones de tormento, procura que tu pozo tenga todas las comodidades posibles, una ventana hacia el infinito, luz blanca y entrada de aire y vida suficiente. Ah, y una buena escalera.

 


 

Blog de Met�foras. Junio de 2010 3

Publicado el 24 Ee enero Ee 2011 a las 5:46 Comments comentarios (0)

http://www.metaforas.com.es/foro/index.php?topic=2474.0

 

Sin tu presencia, las cosas no serán como antes. La gente será distinta. La vida caminará por veredas ajenas y la lluvia ya no será igual.

Cuando no estés, no esperes que las tórtolas despierten recordando la presencia de tu último suspiro. Ni creas que los sentimientos hablarán de hechos desorbitados ni de nimiedades.

No quieras pretender que el planeta guarde el eco de tu bienestar mientras gira, porque él también habrá cambiado y dejará de ser tu hogar.

No busques falsas esperanzas en tu ausencia. El rocío quizás muera entre los carámbanos del siguiente otoño.

Si te marchas, advierte que el dolor ocupará tu espacio. Las piedras buscarán tus huellas y esperarán, en vano, ser disueltas en agua por la magia de tus paseos. El aire llevará de un lado a otro el recuerdo de tu voz, el aroma de tus palabras, la suavidad de tus versos, la derrota de tus asonancias y la contundencia de tus acentos.

Y cuando no estés aquí, las rosas llorarán salvajemente, desprendiéndose de sus espinas para coronar tu encanto con su son. El azahar no querrá ver el próximo verano y las violetas despertarán abrumadas por la intensidad de su color.

Cuando nos faltes, nada será como tú deseaste. Y yo no seré yo. Porque tu alma es el pincel de mi conciencia. Robé tus notas y las hice mías. Sustraje el dolor de tus caricias y el sentido de tus fábulas, la cadencia de tus sentidos y el arrojo de tus apetencias.

Porque, si te vas, ningún color anónimo tendrá sentido.

Pero si te quedas... si te quedas en contra de tu voluntad, si es aprensión y sonrojo, educación y vergüenza, responsabilidad y conciencia lo que te obliga a quedarte... huye y sé libre.

No deseo guardar la visión de tu musa entre cadenas.

Y mientras te vas, se desliza, entre la cortina de sombras, mi silencio.


Feliz b�squeda de la Navidad

Publicado el 20 Ee diciembre Ee 2010 a las 15:22 Comments comentarios (0)

Al estudiar en filosofía los conceptos del ser para Metafísica, Gloria, nuestra profesora, nos ilustró con un ejemplo:


"Imaginad un árbol. Eliminad su parte física: tronco, hojas, raíces, etc... Eliminad la definición de la palabra "árbol". Eliminad el concepto que tenéis sobre el árbol y los prejuicios. Eliminad también lo que os digan sobre el árbol. Eso que queda ahí es el verdadero ser del árbol".


Entendí, entonces, que en una sencilla búsqueda de la verdad se encontraba la esencia de la vida. En una acción tan simple como eliminar lo accesorio y guardar la verdadera naturaleza del concepto.


Así que este año os deseo: Feliz búsqueda de la Navidad. Con el paso del tiempo la Navidad se ha cubierto de oropeles, fastos y ornamentos de todo tipo que han denigrado su verdadero ser.


Es necesario encontrar la verdadera Navidad. Eliminar los adornos y los símbolos. El uso que han hecho de dicha celebración religiones, gobiernos, empresarios y banqueros, historiadores y escépticos. Eliminad los prejuicios que nos han enseñado sobre la Navidad. Y, sí, he escrito "religiones". 


Deseo que encontréis, que encontremos, el ser verdadero que, sin el peso de adorno excesivo, nos une en estas fechas. Buscad en vosotros y también en los demás.


Cuando hayáis encontrado esa rosa, ese soplo de luz o esa fibra de fuego, no os la quedéis e id pasándola a otros que busquen, como vosotros, su paz, su ser o su lugar en este mundo y pedidles que sigan transmitiendo. Colocad una vela en vuestra ventana. Da igual el color, el tamaño o la forma porque servirá para transmitir energía en forma de luz y calor. Besad, abrazad y perdonad a vuestros semejantes y a vosotros mismos y recordad a los seres queridos que no están porque, de este modo, lograréis sentir paz en vuestro interior.


Si lo conseguís, entonces haced lo que os dicte vuestro  corazón y dé sentido a vuestra Navidad. Colocad el árbol, preparad la cena, poned el Belén e iros de compras. O, por el contrario, quedáos en casa, descansad, iros con los amigos y la familia o aprovechad vuestros momentos de soledad. Si tenéis que reir, hacedlo y si tenéis que llorar, también. Porque será en ese instante cuando el verdadero ser de la Navidad esté con vosotros.


Feliz búsqueda de la Navidad.


You need Adobe Flash Player to view this content.





Al estudiar en filosofia els conceptes del Ser per a Metafisica, Gloria, la nostra professora, ens va il·lustrar amb un exemple: "Imagineu un arbre. Elimineu la seua part física: tronc, fulles, arrels, etc... Elimineu la definició de la paraula arbre. Elimineu el concepte que teniu de l'arbre i els vostres prejudicis sobre el concepte i la paraula. Elimineu també el que us diguen sobre l'arbre. Això que queda és el veritable ésser de l'arbre." 


Aleshores vaig entendre que en una senzilla recerca de la veritat, es trobava l'essència de la vida. En una acció tan simple que va consistir en eliminar tot l'accessori i guardar la veritable naturalesa del concepte.


Així que enguany us desitge: fliç recerca del Nadal. Amb el pas del temps, el Nadal s'ha cobert de oropels, fastos i ornaments de tot tipus que han denigrat el seu veritable Ésser.


És necessari trobar l'autèntic Nadal. Eliminar els adorns i els símbols. L'ús que han fet d'aquesta celebració religions, governs, empresaris i banquers, historiadors i escèptics. Elimineu els prejudicis que ens van ensenyar sobre el Nadal . I sí, he escrit "religions".


Desig que trobeu, que trobem, l'ésser veritable que sense el pes d'adorn excessiu ens uneix en aquestes dates. Cerqueu en vosaltres i també en els altres.


Quan hàgeu trobat aqueixa rosa, aqueix bufe de llum o aqueixa fibra de foc, no us la quedeu i aneu passant-la a uns altres que cerquen, com vosaltres, la seua pau, el seu ésser o el seu lloc en aquest món i demaneu-los que seguisquen transmetent. Col·loqueu una única vela en la vostra finestra. Dóna igual el color, la grandària o la forma perquè servirà per a transmetre energia en forma de llum i calor. Beseu, abraceu i perdoneu als vostres amics, familiars i enemics i a vosaltres mateixos i recordeu als estimats que no estan perquè, d'aquesta manera, assolireu sentir pau en el vostre interior.


Si ho aconseguiu, llavors feu el que us dicte el vostre cor i done sentit al vostre Nadal. Col·loqueu l'arbre, prepareu el sopar, poseu el Betlem i anar-vos de compres. O, per contra, quedeu-vos a casa, descanseu, aneu-vos amb els amics i la família o aprofiteu els vostres moments de solitud. Si heu de riure, feu-lo i si heu de plorar, també. Perquè serà en aqueix instant quan el veritable ésser del Nadal estiga amb vosaltres.


Feliç recerca del NADAL.


Los t�neles. Els tunels.

Publicado el 7 Ee diciembre Ee 2010 a las 19:44 Comments comentarios (0)

 

Un tunel oscuro. Mujer vestida de blanco. Su rostro está oscurecido. Veo que tiene el pelo recogido. Lleva un abrigo de punto y un sombrero blancos, el abrigo recogido con un cinturón. La estación tiene paredes y techos de cristal. En su interior hay muchos viajeros con abrigos negros, blancos, pardos y pantalones grises pero no les veo la cara. Sí veo huesos o algo así. La estación está situada sobre una tarima de piedras antigua, como si fuera un dique de un muelle.


Bajamos una escalera de piedra sin baranda, muy fina. Se ve un túnel con dos o tres vías. Veo la boca del túnel y un tren que entra. Pretendo ir hacia la oscuridad pero la mujer me obliga a ir hacia la salida del túnel. Es amplio y todo está limpio y cuidado aunque muy oscuro.


Al salir del túnel veo un enorme barranco a mi izquierda. El terreno es seco, con arbustos resecos. A mi derecha la ladera de una montaña. He de caminar sobre las vías. En la ladera de la montaña hay dos casas de campo. Sus vallas son de piedra. Están encaladas. Sus plantas serán cuadradas.  En la parte superior de la valla hay tela metálica en forma de rombos. Una de ellas tiene un balcón y la otra una cúpula arábiga. No entro. La más grande está pintada de azul.


El monte es enorme. En uno de los costados se ve el pico de otro monte y en cada curva hay un túnel. He de caminar por las laderas, sobre los túneles.

     


Un tunel fosc. Una dona vestida de blanc. El seu rostre està enfosquit. Veig que té el pèl arreplegat. Duu un abric de punt i un barret blancs, l'abric arreplegat amb un cinturó. L'estació té parets i sostres de cristall. En el seu interior hi ha molts viatgers amb abrics negres, blancs, marrons i pantalons grisos però no els veig la cara. Sí veig ossos o alguna cosa així. L'estació està situada sobre una tarima de pedres antiga, com si anara un dic d'un moll.


Baixem una escala de pedra sense baranda, molt fina. Es veu un túnel amb dos o tres vies. Veig la boca del túnel i un tren que entra. Pretenc anar cap a la foscor però la dona m'obliga a anar cap a l'eixida del túnel. És ampli i tot està net i cura encara que molt fosc.


A l'eixida del túnel veig un enorme barranc a la meua esquerra. El terreny és sec, amb arbustos ressecs. A la meua dreta el vessant d'una muntanya. He de caminar sobre les vies. En el vessant de la muntanya hi ha dues cases de camp. Les seues tanques són de pedra. Estan emblanquinades. Les seues plantes seran quadrades. En la part superior de la tanca hi ha tela metàl·lica en forma de rombes. Una d'elles té una balconada i l'altra una cúpula aràbiga. No entre. La més gran està pintada de blava.


La muntanya és enorme. En un dels costats es veu el cim d'una altra muntanya i en cada corba hi ha un túnel. He de caminar pels vessants, sobre els túnels.

Pastillas contra el dolor ajeno

Publicado el 22 Ee noviembre Ee 2010 a las 5:12 Comments comentarios (0)

You need Adobe Flash Player to view this content.


You need Adobe Flash Player to view this content.



You need Adobe Flash Player to view this content.



You need Adobe Flash Player to view this content.


You need Adobe Flash Player to view this content.


La pluma en mi mano

Publicado el 15 Ee octubre Ee 2010 a las 15:07 Comments comentarios (1)



http://www.metaforas.com.es/foro/index.php?topic=1865.0


La pluma en mi mano. « : Diciembre 05, 2009, 04:22:18 pm » Citar Modificar

Escrito durante el trayecto en tren desde Cartagena hacia la Unión y corregido en el foro Metáforas de Diana Gioia.

La pluma en mi mano

es buque velero

de signos y letras,

carga de desvelos,

al papel arriba

en blanco silencio.

Larga sutileza

con destino diestro.

La pluma en mi mano.

De edificios viejos,

guía constructora,

guardianes secretos.

Visión de ladrillos

rojos y cemento.

Sobre sus paredes

desfilan sonetos.

Mi pluma en la mano,

alambre sintético.

Incomunicada.

Libre pensamiento.

Pulsos electrónicos,

hilos indefensos,

de mi luz profunda     

hasta el universo.

La pluma en mi mano

grita por el pecho.

Lo que jamás dice         

se embarca en los besos.

Se oculta en el hombro,     

pervierte los  nervios.         

Llega hasta los surcos,

transforma los dedos.

La pluma en mi mano

sigue vericuetos.

Calígrafa exhausta,

peligros inciertos.

Provoca o humilla,

ríe y lucha en sueños.

Puñal es, brillante:

corregirá entuertos.

Ardiente poeta.

Fría nube, cierzo.

Loca por el monte

a través del tiempo.

Muy apasionada

ante tu deseo.

Psique, cauce, hija.

Piadosa en sus rezos.

Mi pluma en mi mano.

Luz en mi sendero.

Vuela entre las sombras

y sale a tu encuentro.

Visita mi pluma.

Te da mis anhelos.

Abanicos breves

de voces al viento.

Abril 2003.


(c) María Teresa Aláez García, Mayte Aláez, Pernelle.

Dedicado a todos mis amigos y amigas de Metáforas. Y, en concreto, a Diana. ¡Gracias!


Busqu� el amor

Publicado el 15 Ee octubre Ee 2010 a las 15:01 Comments comentarios (0)


http://www.metaforas.com.es/foro/index.php?topic=1873.0


Busqué el amor. Amor pasaba alado,

en vuelo sobre el mar y sobre el río

embriagándose en gotas de rocío.

Dibuja el rostro en pétalo dorado.

 

Llamé al amor. Amor alzaba a un lado,

lleno de luz, al amante vacío

un día despreciara el daño mío,

con infamia y crueldad, amedrentado.

Cupido vadeó la primavera

dejando lastres hondos de esperanzas

en el sentir de aquellos que libera.

 

Quería darte, Amor, mis alabanzas

viviendo con ternura mi quimera

mas bailé, con la Muerte, viles danzas.


Con la corrección y colaboración del foro Metáforas de Diana Gioia y Ricard Monforte.


(c) María Teresa Aláez García. Mayte Aláez..


Blog de Met�foras. Junio de 2010 4

Publicado el 2 Ee septiembre Ee 2010 a las 22:58 Comments comentarios (3)



http://www.metaforas.com.es/foro/index.php?topic=2474.0


Caminaba pausadamente sin saber adónde. Algún recodo en el cerebro conservaba las instrucciones para que el cuerpo reaccionara ante el impulso motor, y guardaba un sencillo mapa neuronal. Entre los diseños, existía un recorrido sin final alguno. Un viento inexistente hacía bailar la capa - todavía están por explorar las características de esos corpúsculos energéticos que tiran de los objetos o de los tejidos o de las moléculas o quizás de los átomos - por la espalda o los bajos. El caos estaba matemáticamente equilibrado y se sucedían infinitas causalidades.

De repente sentí un aroma o eso me pareció. Cosa extraña, porque en el vacío no se puede oler. Y una suave humareda de color rosado, de aroma a canela, nata y caramelo, de halos verdosos y rojizos, ascendió. En un principio, su forma fue de huso, pero poco después bailaba y su aspecto me traía el recuerdo de un deseo profundo, oculto en el ánima de una rosa.

No fue difícil regalar una sonrisa. No costó más que el simple gesto de señalar la lumbre de una estrella. Una cascada de esperanza cayó hacia los abismos y en varios puntos de los confines nacieron colores vitales, llenos de felicidad. Por un instante, todo pareció detenerse para disfrutar de la conciencia del destino.

Después, continué mi marcha.




 

 

Los gitanos, el oso y el perro

Publicado el 2 Ee septiembre Ee 2010 a las 22:01 Comments comentarios (0)



Al dar la vuelta a la primera estación, accedo a un puerto de mar. Bastante bonito, por cierto, con una playa pequeña que tiene botes anclados en la arena y en las piedras, botes fabricados por carpinteros de ribera. En el puerto que está bien asfaltado y cuidado, se ven las casas, de uno o dos pisos. Parece un puerto de esos de pueblo italiano o griego de los años cincuenta o sesenta. Las fachadas están a oscuras.


Entro por una calle con una persona alta y morena. Llegamos a una casa donde hay una mujer vieja, más que anciana, con un pañuelo negro en el pelo, guedejas cayendo por su cara; el pañuelo con dibujos negros y blancos. Tiene un perro negro y un oso enorme, negro también, agresivo. Hay una niña pequeña, vestida de rosa y blanco, con unos leotardos rosa, la rebaca corta por la cintura, rosa de punto y un vestido blanco con flores rosas. Le dices a la niña que recoja sus cosas, las guarde en el bolso y que nos vamos. Ayudo a la niña. Pasamos a un solar, dentro del recinto de la casa, vallado con piedra negra y una puerta de hierro, lleno de matojos. El oso está con la mujer. Ella lo lanza y se me tira encima, rompiéndome el jersey. El perro se asusta pero el oso no. Salimos corriendo.


El interior de la casa es oscuro. Tiene una entrada con una estantería llena de libros donde la niña guarda sus cosas y al sitio donde está la mujer se entra bajando dos escalones. Hay dos sofás y una chimenea. Si se continúa en línea recta, se suben otros dos escalones y se sale a otro patio. Hay un espejo.


Al pegar la volta a la primera estació, accedisc a un port de mar. Molt bonic, per cert, amb una platja menuda que té barques ancorades en l'arena i en les pedres,barques fabricades per fusters de ribera. En el port que està bé asfaltat i curat, es veuen les cases, d'un o dos pisos. Sembla un port d'aqueixos de poble italià o grec dels anys cinquanta o seixanta. Les façanes són a fosques.

Entre per un carrer amb una persona alta i bruna. Arribem a una casa on hi ha una dona vella, més que anciana, amb un mocador negre en el pèl, amb pel caent per la seua cara; el mocador amb dibuixos negres i blancs. Té un gos negre i un ós enorme, negre també, agressiu. Hi ha una xiqueta menuda, vestida de rosa i blanc, amb uns leotards rosa, la rebaca curta per la cintura, rosa de punt i un vestit blanc amb flors roses. Li dius a la xiqueta que arreplegue les seues coses, les guarde en la bossa i que ens anem. Ajude a la xiqueta. Passem a un solar, dins del recinte de la casa, barrat amb pedra negra i una porta de ferro, ple de matojos. L'ós està amb la dona. Ella ho llança i se'm llença damunt, trencant-me el jersei. El gos s'espanta però l'ós no. Eixim corrent.

L'interior de la casa és fosc. Té una entrada amb una prestatgeria plena de llibres on la xiqueta guarda les seues coses i al lloc on està la dona s'entra baixant dos graons. Hi ha dos sofàs i una ximenera. Si es continua en línia recta, es pugen altres dos graons i s'ix a altre pati. Hi ha un espill.



Rss_feed